Oraciones de preparación para la boda

116
oraciones para bodas

Parece que los preparativos para el matrimonio pueden ser abrumadores e interminables. Muchas novias y novios a su lado tuvieron una crisis nerviosa antes de la boda. Si puede identificarse, no está solo.

Anímate y anímate. ¡No temas! Lo mejor esta por venir. Se ha dicho que el matrimonio es como hacer puré de patatas. Primero, pelas las patatas. En segundo lugar, se ponen a hervir en agua caliente. En tercer lugar, los mezcla todos juntos hasta que se conviertan en uno.

Sea cual sea la etapa de la vida en la que se encuentre, estoy aquí para decirle que lo logrará. Tal vez las circunstancias de la vida y los preparativos para la boda te exploten hasta tus ojos. Es posible que esté hirviendo en agua caliente y experimentando algo de estrés emocional. Relacionalmente, todos estamos siendo abordados y suavizando los bordes de los demás. Sin embargo, el proceso puede ser como triturar uvas para hacer vino. Sin embargo, recuerde lo delicioso y embriagador que puede ser el vino después de triturar las uvas.

La vida y el amor fluyen en estaciones y etapas. Hay muchos paralelismos circulares entre la naturaleza y la vida misma. Quizás esté atravesando la temporada de invierno de su relación y compromiso. Date cuenta de que tu amor no ha muerto, pero que tus raíces se están profundizando y la base de tu amor se está fortaleciendo. El compromiso supera las nociones románticas y los sentimientos fluctuantes. A menudo, el amor es más una decisión que un sentimiento.

La muerte y la vida siempre ocurren simultáneamente. El amor conyugal de por vida requiere que recibamos y adoptemos un tipo más intenso de interacción relacional a medida que nos convertimos en uno. Esto significa que ustedes dos deben estar comprometidos con el crecimiento personal, individualmente y juntos. Por lo tanto, cuando se identifique que algunas cosas son perjudiciales para su matrimonio, debe arrepentirse humildemente de ellas y estar dispuesto a morir por ellas. A medida que muera a los hábitos mortales y refine su carácter, resucitará y dará nueva vida a su matrimonio. Cuanto más te mueres a ti mismo, más te unes como uno debe amar y vivir.

Aquí hay tres oraciones de preparación para la boda para que oremos juntos:

«Amado Señor, por favor ayúdame a ser humilde, consciente de mí mismo y desinteresado en mi amor por los demás. Mientras nos preparamos para el matrimonio sagrado, prepara mi corazón y estableceme en tu santidad. Perdóname por las cosas dañinas. Hechas y dichas. Por favor, purifícame suavemente y perdóname. Crea un corazón limpio en mí y renueva un espíritu recto dentro de mí. Ayúdame a experimentar el amor de mi Padre celestial y amoldame para ser más como Tú. Espíritu Santo, ayúdame a amarme a mí mismo ya los demás incondicionalmente. Permíteme ser amoroso, amable, pacífico y compasivo. En el Nombre de Jesús. Amén «.

«Padre Celestial, los detalles y la planificación de la boda son abrumadores, como Tú sabes. Ten piedad de nosotros y ayúdanos en todo esto. Has instituido y alentado el matrimonio en Tu Palabra. Nos esforzamos por amarte y obedecerte. Mientras lo hacemos y planificamos nuestra boda, por favor danos poder, fortalécenos y apóyanos, ayúdanos interiormente a experimentar el avance, en lugar de ser destruidos por todos los planes y preparativos. Danos Tu Espíritu Santo glorioso y radiante para personificar y personificar lo que el matrimonio se trata de verdad. Llénanos hasta desbordar con tu amor divino para que podamos ser la luz del mundo. Gracias por entregarnos para amarnos y alegrarnos los días. Ayúdanos a honrarnos y respetarnos siempre. En el nombre de Jesús. Amén «.

«Señor Jesús, por favor concédeme tu paz. Príncipe de paz, dame una liberación divina y ayúdame a soltar el control. Dios, ayúdame a no ser abrumado y dominado por todos los detalles de la boda. Por favor interviene y toma el control de lo que está fuera de mi control Ayúdame a disfrutar este día de nuestra boda y no ser una novia y protectora Ayúdanos a crecer juntos día a día en todo esto y ser honrados en todo lo que decimos y hacemos. nuestro amor sea preeminente por encima de todo. Revela tu amor y tu vida, Dios, para que podamos vivir de acuerdo con una ley superior y no estar limitados por las cuestiones minúsculas de aquí abajo. Muéstrate fuerte como Dios cuando somos débiles. Prometemos darte todo el gloria por cada victoria. En el Nombre de Jesús. Amén «.

Anímense, amigos míos. Tú no estás solo. No hay nada nuevo bajo el sol. La luna de miel está por venir después de la boda y será un momento maravilloso para que descansen y se regocijen en el amor del otro. Irónicamente y sinceramente, planear una boda puede ser uno de los momentos más estresantes de su vida. Sin embargo, le mostrará mucho sobre usted y dónde necesita crecer y madurar.

Regocíjate y cultiva continuamente tu amor maduro. ¡Deseos de amor, risas y felices para siempre!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here